Comer frutos secos ayuda al mejor desarrollo de los bebés en el embarazo.