Pulgones amarillos en plantas de pecán

3/4/21 22:24

Entre los diferentes insectos considerados plagas en la cultura del pecán, los pulgones, afídos, tienen destacada importancia. Palabras de un ingeniero agrónomo especialista de IBPecan.

Entre los diferentes insectos considerados plagas en la cultura del pecán, los pulgones, afídos, tienen destacada importancia. La especie más común en el sur de Brasil es el pulgón amarillo, Monelliopsis pecanis (Bissel). (N. B.: en la Argentina se le suma el pulgón amarillo de márgenes negros o Monellia caryella y ambos son típicos del verano.)

Los pulgones pasan el invierno debajo de la corteza de los árboles, donde también depositan sus huevos. A final de septiembre o principios de octubre, después de la eclosión, las ninfas se desplazan hacia los brotes, donde se alojan en la parte inferior de los folíolos y empiezan a alimentarse de savia.

En primavera y verano, los pulgones amarillos son hembras que se reproducen por viviparidad, o sea, sin la participación de machos. Durante una temporada son de 22 a 32 generaciones con adultos que producen de 5 a 80 descendientes. Esto varía según la población original, la velocidad de desarrollo y su intensidad reproductora. Los factores más importantes que influyen en estas variaciones son:

-             Final del ciclo con poblaciones elevadas proporcionan mayor ovoposición e hibernación de individuos.

-             Temperaturas entre 20 y 30 grados hacen que la población crezca mucho entre primavera y final del verano/otoño.

-             Estiajes y baja humedad relativa favorecen el crecimiento poblacional y la diseminación en los pomares.

-             Fertilización nitrogenada aumenta la disponibilidad de sabia con más nitrógeno, estimulando el desarrollo y la reproducción de los pulgones.

-             Brotes (acto de brotar) intensos debido a podas y yemas en desarrollo más largas favorecen la aparición de pulgones.

-             Vientos menos frecuentes hacen aumentar la dispersión de las formas aladas y, consecuentemente, las infestaciones.

 

Grandes poblaciones pueden desarrollarse en noviembre y diciembre, pero los mayores brotes poblacionales generalmente suceden al final del verano y en el inicio del otoño. En esta época, el día se acorta y bajan las temperaturas. Entonces, se producen los machos y, con las hembras, generan los huevos de la camada de invierno.

Enormes cantidades de excrementos de pulgones sobre las hojas y ramas producen un aspecto aceitoso y una capa de hongos (fumagina) que se alimentan del excremento azucarado de los pulgones. Estos hongos ennegrecen las hojas y reducen la fotosíntesis perjudicando a la planta.

En la alimentación del pulgón, el consumo de savia reduce la producción de clorofila, el tamaño de las hojas y la medida y el crecimiento de los tallos y raíces. Además, también compromete el llenado de los frutos y los niveles de reservas para las siguientes cosechas.

El control de los pulgones debe tener lugar a partir de una planificación para prevención, monitoreo y control, de modo de no perjudicar los enemigos naturales. Estos son muy importantes para la reducción de la población de pulgones y evitar los gastos.

Las medidas de control generalmente no son necesarias antes del final del verano o siempre que el monitoreo indique de 10 a 15 pulgones por folíolo. Los enemigos naturales, la lluvia y el control de otras plagas generalmente mantienen las poblaciones de pulgones debajo de los niveles perjudiciales.

Para establecer un plan de preservación, monitoreo y control eficiente de plagas en su pomar, consulte a un ingeniero agrónomo de su confianza.


Por el ingeniero agrónomo Jaceguáy Barros

Fuente: Boletín Semanal IBPecan, 18 a 22/1/21

Ph: Madero, Trabichet, Pepe, Wright, Manual de manejo del huerto del nogal pecán, publicación INTA